domingo, 14 de septiembre de 2014

La quinoa, el grano de oro



¿QUÉ ES LA QUINOA?

A 3.900 metros sobre el nivel del mar se cultiva la Quinoa, en sus 28 variedades, de las cuales la más conocida es la quinoa blanca, entre las clasificadas por colores.

Se dice que es originaria del lago Titicaca, entre  Bolivia y Perú y forma parte del acerbo cultural de los incas, como medicina ritual, como alimento y como bebida alcohólica.

Se puede cultivar en ausencia de agua y a bajas temperaturas, a pesar de lo cual es un alimento completo en proteínas y aminoácidos, pudiendo remplazar a la leche y a la carne, tanto que la NASA lo utiliza como alimento base para los astronautas.

La quinoa o quinua es un cereal que se usaba alrededor del año 3000 AC, y era conocido como Grano Madre. 

Entre sus propiedades se destaca que contiene fósforo, hierro, y es fuente de proteínas.

Entre los beneficios para el cuerpo se destaca que producen saciedad, tienen mucha fibra y retrasan la evacuación gástrica. Se recomiendan en muchas dietas para bajar de peso, ya que media taza o 45 gramos, que es la dosis diaria recomendada, contiene 163 calorías.

Se puede comer en sopas, tartas, barritas de cereal, granola, croquetas y panes, y hay que tener en cuenta que, después de lavar bien, se deben cocinar en agua, donde se triplica su tamaño. No se recomienda agregar sal para que no pierda los valores nutricionales.

Entre sus aminoácidos se encuentra la lisina, es ligera y de fácil digestión, previene enfermedades cancerígenas, del corazón, el estrés, las alteraciones hormonales de la menopausia y la osteoporosis.


  ¿Cuáles son las bondades de este grano?

Se le suele considerar un cereal, pero en realidad es la semilla de una hierba, explica Erwin Núñez, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello.

Detalla que la quínoa, también llamada quinua o kinwa, posee un alto porcentaje de proteínas (16%) superior al de otros cereales como el arroz, avena y el trigo. “Contiene además vitaminas del complejo B y E, isoflavonas, almidón de bajo índice glicémico por lo cual su consumo es beneficioso para pacientes con diabetes”, dice.

Además contiene minerales como hierro, fósforo, potasio, calcio, magnesio y zinc, y un bajo porcentaje de grasas. “Cuenta con contenido de ácidos grasos esenciales y no contiene gluten por lo que puede ser usado sin problemas por pacientes celíacos”.

Posee un alto porcentaje de fibra dietética total, lo cual la convierte en un alimento ideal para lograr eliminar toxinas y residuos que puedan dañar el organismo, por lo tanto actúa como depurador del cuerpo, ayudando a reducir el colesterol malo o LDL del organismo y elevar el colesterol bueno o HDL, lo que ayudará a prevenir y tratar enfermedades cardiovasculares.

Además, explica el académico que “produce sensación de saciedad ya que tiene la propiedad de absorber agua y permanecer más tiempo en el estómago, siendo excelente para apoyar dietas para el control del peso sin perder energías ni nutrientes de calidad”.

"En 1996 la quinoa fue catalogada por la FAO como uno de los cultivos promisorios de la humanidad, no sólo por sus propiedades nutritivas y por sus múltiples usos, sino también por ser considerada una alternativa para solucionar carencias de nutrición y complementar la alimentación".

Dos partes de agua por una de Quinoa


Fácil de preparar

El sabor de la quínoa es agradable, tiene una textura suave al paladar y es muy versátil y fácil de usar. Generalmente se le usa como alternativa al arroz.

Se cocina en 15 a 20 minutos y puede ser utilizado en una gran variedad de platos dulces o salados, en el desayuno acompañada de frutos secos y yogurt, mientras que para preparaciones saladas se puede usar en ensalada o servido junto a vegetales salteados o como acompañamiento de carnes; como harina se puede usar en remplazo de harina de trigo o de maíz.